Work4Me optimiza la asistencia remota con realidad aumentada

Work4Me optimiza la asistencia remota con realidad aumentada

Desarrollada por la empresa Sixbell, esta solución facilita la interacción agregando video e imágenes en tiempo real para tener una mejor experiencia de cliente.

Sixbell desarrolló su solución Work4Me que facilita la asistencia remota a través de dispositivos móviles con cámaras integradas e Internet, usando la realidad aumentada.

Su principal objetivo es lograr hacer más eficiente la atención, llevando al asistente remoto al lado del cliente en forma virtual, de tal manera que podrá observar lo mismo que el cliente ve, sin necesidad de repetir reiteradamente un esquema pregunta-respuesta.

Esta solución busca ser de gran utilidad tanto para el usuario como para la empresa que la maneja, ya que permite acceder a un panel de comando y superponer imágenes u órdenes sobre el video, entregando indicaciones correctas como su estuviera haciéndolas de forma presencial.

“Work4Me facilita la interacción, agregando vídeo e imágenes en tiempo real. Como consecuencia la interacción es precisa y en un tiempo menor. Hoy la asistencia remota se realiza a ciegas y sólo utilizando la voz como medio de comunicación, en base a una interacción de preguntas y respuestas, lo cual conlleva a desarrollar una serie de habilidades para interpretar el problema y entregar la ayuda correcta, lo que demora el tiempo de atención”, explica Rodrigo Pérez, Gerente de Desarrollo e Innovación de Sixbell.

Inicialmente, la solución fue creada para las áreas de soporte técnico interno y externo, es decir, para optimizar la relación empresa-cliente, para el entorno de la telefonía, Internet y el sector retail para la venta de artículos electrónicos y servicios de ensamblaje.

Posteriormente, Work4Me se amplía a otras industrias donde se requiera el soporte de un "experto", como la telemedicina o agricultura, pero puede ser usada en culaquier área en la que se necesite de asistencia remota, como minería, educación o fuerzas armadas.

Por otra parte, la interacción con el asistente remoto podría ser 100% sobre Internet, por lo que no incurriría en costos de llamadas telefónicas. Desde la perspectiva del asistente remoto el ahorro en tiempo de interacción, la solución posee una relación directa con el costo por puesto de atención y cuenta con un beneficio más tangible que es generar un impacto positivo en la imagen que los clientes tienen de los proveedores de servicios.